Un secuestro II. Otra versión.

Un secuestro II. Otra versión.

Lo que voy a contar es lo que me paso nada mas terminar de escribir  en mi blog, un Secuestro, después de siete partes y cuando ya quería pasar página, recibo una llamada de mi hermano y me dice: “¿Goyo por qué  no me has preguntado por cosas del secuestro?”  y le contesto: “Javi, cuando empecé con esto, solo quería narrar mis recuerdos, lo que sentí o lo que siento ahora de lo que sentí en esos momentos” y seguimos  la conversación:

  • No estaría mal dar otra versión, la vivida por los Funcionarios desde fuera.
  • No me lo podía creer, el monstruo me estaba comiendo, se había apoderado de mí, estaba esperando que terminara para empezar otra vez. Que sentido tenía, la verdad que esa perspectiva, si que la tengo olvidada, me la contaron muchas veces, pero como no la viví, fue devorada por mis versión.

 

Mi hermano también Funcionario, de mi guardia, de servicio ese día, en otro Módulo, lo vivió en primera persona pero no secuestrado, si no peor desde la incertidumbre de no saber, la duda de lo que estaba ocurriendo, y no ya por sus compañeros, que sí, sino que estaba su hermano, tenia más motivos para estar preocupado. Voy a entrevistarme con él por teléfono, vivimos en ciudades distintas  y otra vez, sin remedio me ha entrado ese gusanillo de seguir, que me cuente sus hechos, sus verdades y veremos a ver que sale, esto es como esa Hidra que se va autoalimentado, tiene su propia vida y una vez liberada  toma cuerpo y alma, ya no se puede parar, hemos liberado la Caja de Pandora, será ella la que diga hasta dónde nos quiere contar.  

 Mi Hermano estaba de servicio en el Modulo 3 cercano a Régimen Especial, su compañero sale a Jefatura de Centro sobre las 13,30 horas a llevar el pare de recuento, una costumbre olvidada que mi Hermano me ha recordado. Mi Hermano sigue con la finalización de la comida y con el curso normal del Modulo y se empieza a extrañar, por su tardaza, el Compañero no viene y pasa el tiempo y no viene. Ante estos hechos llama a Jefatura y nada de nada que no le cogen el teléfono y se empieza impacientar, algo está pasando, pero nunca imaginando lo que realmente estaba ocurriendo, piensas en alguna movida pero no en esa de esa envergadura. Sigue llamando y llamado y el mismo resultado. Se pone en contacto como el modulo contiguo y tampoco saben nada. Ese no saber en algún momento te atormenta.

Ante la incertidumbre decide asomarse al pasillo central y las cosas de la vida, eran cuando los internos secuestradores se estaban trasladando por el pasillo central a mi módulo y llevaban  los Funcionarios con los pinchos en el cuello. Cuando los internos lo ven  le gritan “A por ese” ese era mi Hermano, se fue corriendo a su módulo y se encerró en la oficina de Funcionarios y le dio media vuelta a la llave para bloquear la puerta por si habían secuestrado a su compañero y tenían las llaves  para que no pudieran pasar.

En esos mismos instantes el timbre de la  entrada al Módulo se venia abajo, venga a llamar y llamar incesantemente y Él sabia que en estos caso las instrucciones son no asomarse, ni coger el teléfono, ni na de na, si te ven te pueden presionar y te amenazan con pinchar al Compañero. En esos momento se queda bloqueado y encerrado en su Módulo sin hacer nada y venga a sonar el timbre y cuando deja de sonar empieza el teléfono, como un canto que te llama y al cual sabes que no tienes que contestar  y por otro lado también piensas que si lo coges por fin te enterarías de como están las cosas, en ese estar y no estar pasa el tiempo y sigue sin hacer nada.

Cuando ya ha pasado un tiempo prudencial, eterno para él, empieza a llamar a Jefatura y siguen sin cogerlo la incertidumbre continua, por fin alguien le coge el teléfono en Jefatura y le dice que chape, (encierre en sus celdas) a todos los internos del modulo y que no le habrá  nadie. Hasta ese momento los interno de su Módulo estaban en la planta baja a su aire se había terminado la comida.

Total que los encierra a todos los internos y a esperar en la Oficina de Funcionarios, y en la espera se desespera las dos, las tres, las cuatro y que no viene nadie ni sabe nada de nada y por fin vienen cinco o seis funcionarios a darle el revelo, entran por el túnel de seguridad y en ese momento empieza un poco a respirar.

Lo mío fue todo tan rápido que no me dio tiempo a pensar lo que realmente me estaba pasando, creo que  lo de mi hermano fue más fuerte, ese no saber que te consume, ese paso del tiempo que no pasa, esa   sensación de angustia que te devora, esos momentos tan complicados, cuando te da  tiempo a pensar en todo y en nada, donde todos los escenarios son posibles pero solo hay uno que lleva el de ganar, la realidad de ese secuestro vivido por otros que a ti te toca y en ese momento  tu realidad cuántica esta por resolver.

Cuando llega nuestros  Compañeros, es cuando se da cuenta de lo que esta pasando de la magnitud del motín.  En ese momento sale de su Módulo y se dirige a la Jefatura de Servicios para ser interrogado por el Director y los Grupos Especiales de la Guardia Civil, todavía aturdido y sin saber muy bien, intenta ayudar en todo lo que sabe, le preguntan: ¿A quién ha visto por el pasillo, tanto del internos como de Funcionarios? Intenta contestar dentro de lo que puede fue un instante y  encima cargado de tensión. Le enseñan las fichas de internos y funcionarios para identificarlos…

 En otro momento se ofrece voluntario junto con otro funcionario para traernos la comida a todos los secuestrados  y conforme se van acercado a donde nosotros estábamos; le llamo mucho la atención el tema de los espejitos para ver sin asomarse, los internos secuestradores funcionaban con sus  espejitos. Para controlar y no ser controlados y en la conversación con el otro funcionario se planteaban la posibilidad y si nos cogen ahora a nosotros. Bueno son gafes del oficio. Prácticamente tenían asumido que podía pasar, pero realmente pensaban que no.

También estuvo en cuadrilátero en la negociaciones, no directamente pero si al lado y pendiente de todo. Había que aportar lo que se pudiera, en otro momento ayudo a la Guardia Civil para situase dentro de los módulos.

Otro momento duro para mi Hermano fue cuando se entera mi Padre por el telediario de las nueve de un secuestro con Funcionarios en la Prisión de Almería. Hasta ese momento mi Hermano lo  había mantenido  en secreto a la familia y ahora tocaba decírselo, me imagino que fácil no seria,  tema complicado, en fin, lo dejo así.

Como ya he dicho anteriormente, los Compañeros que lo vivieron desde fuera, para ellos también fue algo traumático y desolador, pero por el buen hacer de todos la cosa tuvo un final feliz. Sinceramente no sé, si yo me hubiera cambiado por mi hermano, lo que vivió y como lo vivió. Mi momento malo y muy malo fue al principio, pero era como ya conté, no era ni consciente de lo que me pasaba, todo era como una peli de miedo y yo el espectador, él si tuvo tiempo de de reflexionar y de ponerse en los peores escenarios. Creo que esos primeros minutos suyos también fueron de mucha angustia, anta una situación desconocida. Y unos minutos que se transformaron en horas.

En fin, ya que mi hermano se ha ofrecido a darme su versión, esta es y espero que aclare un poco más lo vivido en ese mayo de 1988 por un grupo de Funcionarios, nuestra experiencia y como lo sentimos.

  

 

Anuncios
La parte de adelante

La parte de adelante

Cuando decidimos ser nosotros, realmente lo hacemos sin pensar o hay una parte nuestra que nos condiciona y lo hace sin saber lo que estamos haciendo.

Cada día estoy más convencido que nuestros actos y comportamiento están muy determinados por nuestro inconsciente. No somos libres a la hora de la toma de decisiones, nos creemos que si, pero la decisión en la mayoría de los casos ya esta tomada de antemano. Nuestro inconsciente toma todas las variables que tiene almacenado en su memoria de sentimientos y actúa en consideración.

Por qué en un determinado momento hacemos cosas que no queremos o que no éramos capaces y sin embargo las hacemos, que fuerza interior nos obliga a actuar así.

Creo que nuestra parte inconsciente esa que esta ahí desde el principio del principio, que es más nuestra que nosotros y hace y actúa según su buen entender. Somos más nosotros, más íntegros, más…

Tendemos al equilibrio a intentar equilibrar esas fuerzas, la racional y la sentimental, casi siempre gana la sentimental, es la que esta grabada con más fuerza.

En ocasiones, alguna me ha pasado estaba en una reunión de amigos pensando en decir algo y lo tienes en reserva para cuando te toque o creas que debes de intervenir y cuando hablas al fin dices otra cosa diferente ¿A qué se debe eso? ¿Qué mecanismo tan extraño tiene la mente? Si yo no quería decir eso a que viene. No os dais cuenta que a veces hacemos cosas raras, sin sentido y hasta nosotros mismos nos extrañamos. Estamos gobernados por un ser que nos manda, nos ordena y no nos damos cuenta, que verdad tan grande.

Leí hace tiempo, y al principio no lo entendí bien y creo que ya lo voy solo entendiendo un poco, qué el ochenta por ciento de nuestras decisiones las toma nuestra parte inconsciente. Tanto, tanto pensar para qué, si luego hacemos lo que nos da la gana.

La intuición también juega un papel muy importante, como mecanismo de respuesta de la parte inconsciente que actúa y toma decisiones basándose en la parte emotiva, no cerebral, que funciona por sensaciones, emociones y sentimientos.

Cuando analizamos un problema, lo razonamos y le buscamos las posibles soluciones, realmente le estamos dando vueltas a la cabeza y gastando energía, la decisión ya está tomada.

Tenemos libertad y libre albedrío en la toma de decisiones, sinceramente en mi opinión, no estamos más condicionados de lo que pensamos, pero lo bueno es que no lo sabemos, nuestra mente se va formando la idea y cuando creemos que se ha encendido la bombilla mágica de la idea perfecta, nos da alegría, ya hemos encontrado la solución al problema que habíamos creado. ¡¡Que equivocados estamos¡¡

El titulo me viene al a la cabeza por la canción de Andrés Calamaro “La parte de adelante” perteneciente al doble CD “Honestidad brutal” que recuerdo como si fuera ayer, fui a comprarlo al Prica por allá 1999, en otro siglo, que mayor, con mucha ilusión me dirigía y me faltaba tiempo para escucharlo y hoy al leer la parte consciente la comparo con la parte de adelante, nuestra fachado lo que somos o lo que queremos ser, normalmente damos una imagen de lo que nos gustaría que vieran en nosotros. La ultima canción del segundo CD “La parte de atrás” es la misma canción que la parte de adelante pero más lenta, saboreando la música, me encanta, que acierto. Andrés Calamaro eres un genio. Volviendo a “la aparte de atrás” esa es la parte inconsciente, nuestro yo, nuestro ser, la que nos gobierna a la que no podemos engañar. En fin…opiniones.

Este pequeño post es una reflexión personal, en la cual me planteo si somos realmente conscientes en la toma de decisiones, me imagino que habrá gente que piense totalmente diferente a lo expresado, o lo comparta solo en parte o entero o nada, así es la vida que le vamos a hacer.

Un secuestro 7 ª parte y última

Un secuestro 7 ª parte y última

El momento más complicado fueron las negociaciones, dónde cada  parte exponían sus pretensiones y  cada cual querían salirse con la suya, en  este caso una parte pone las pretensiones y la otra cede más o menos en virtud de lo que consideran o no aceptable dentro de la legalidad o hasta donde ellos consideraban que podían llegar ¿Dónde estaba el límite? A saber…

La pretensión de los Cacos ya las expuse en el capitulo anterior y bueno ahí están, creo que eran de máximos para ir rebajando, pero solo un poco, es como que  cedían y luego volvían a por todas, en ese tira y afloja para ver quién aguanta mejor el tipo.

Los rehenes, nosotros éramos su garantía de éxito y sabían que teníamos que salir de una pieza, vivitos y coleando en la medida de lo posible. También sabían las dos partes que cuanto más se alargara el secuestro más posibilidades existía que se resolviera policialmente, entrando los grupos especiales de la Guardia Civil y en ese caso todo estaba perdido, el futuro era incierto y lo que pasara se dejaba un poco en manos del destino.

Creo sinceramente que por ninguna de las dos partes querían eso, todos queríamos que se resolviese pacíficamente, pero también digo que hubo momentos muy difíciles, voy a narrar a continuación una situación muy comprometida, la más dura que vivimos en las trece horas de secuestro.

En las negociaciones como ya dije salíamos en grupos de de dos, Interno y Funcionario y siempre tenían que tener visión entre los grupos y luego el grupo negociador. Ahora mismo me veo con el interno que iba conmigo, mejor que iba yo con él, en medio del pasillo enfrente mas o menos del Modulo 4, era por la tarde el sol todavía tenia fuerza, hacia un calor tenue y me contaba lo que pensaba y como creía que se resolvería este tema, dio tiempo a hablar de muchas más cosas pero esas me las reservo.

En un momento todo salta por los aires, el grupo de internos negociadores ve como por un lado del cuadrilátero suben un grupo de Guardias Civiles armados hasta los dientes para la zona de Control, qué en teoría están los túneles de seguridad y piensan: “Estos ya han decidido una intervención policial”.

Ellos saben que si intervienen en ese momento cogen a los que estaban negociando en los pasillos y así quedan menos en los Módulos y es más sorpresiva la intervención.

Volvemos corriendo Internos y Funcionarios hacia el Modulo 9 muy alterados y nerviosos, no sabiendo muy bien lo que estaba pasando. Una vez allí; los que se encontraban en el Modulo se asustaron todavía más  que nosotros. Todo era un caos y desorden, el Psicópata-malo fuera de control pegando puñetazos en las puertas metálicas que resonaban como campanadas del infierno y diciéndonos: “A mi me van a matar, pero yo os mato primero a todos, sé que vienen a por mi y me da todo igual, os mato” esto dicho a gritos totalmente descontrolado, agresivo era poco, lo siguiente en una escala de agresividad no estaría catalogado.

En ese gran desconcierto, nos quitan los uniformes de Funcionarios y se visten ellos con los nuestros y nos visten a nosotros con sus ropajes, ahora no recuerdo que estilismo me toco y si esa ropa olía a algo, con lo que soy yo para los olores caporales, pero no estaba para esos menesteres tenía otras cosas en que preocuparme.

Intentaban mimínizar daños en la futura llegada de la Guardia Civil, en las entradas por donde ellos pensaban que entrarían pusieron somieres de camas, mesas y todo lo que pudieron y pensaban usar los extintores a modo de bombas incendiarias. A nosotros nos distribuyeron por las celdas como si fuéramos cacos para complicarle el tema a la Guardia Civil.

Lo que no tengo claro fue el  tiempo que estuve encerrado en esa celda, otro salto quántico en el tiempo, me observo en la celda pero como a distancia, como si yo no fuera él que está ahí, si sé que tuve miedo la situación estaba al rojo vivo, pero más que miedo era ese no saber que pasaría. La Guardia  Civil iban a entrar tirando botes de humo y a palo limpio y sabíamos que aunque tenían nuestras fotos  y todos los escenarios estaban estudiados, algún palo nos íbamos a llevar y sobre todo la incertidumbre de ese momento de confusión.

No tengo nada claro como se resolvió la situación, si son llamados por las Autoridades y les dan garantías de que no va a entrar la Guardia Civil, sí les intentan explicar que todo ha sido un mal entendido, sí realmente iban a entrar, sí solo era un simulacro para ver como reaccionaban y tantos y tantos  escenarios posibles. Lo que mal recuerdo, es como al principio de estar en la celda  solo, esa mente en blanco abstraída de pensamiento dónde todo se para y yo no soy el que esta ahí, es mi cuerpo  y ya  cuando conecto  o recuerdo algo volvemos al escenario anterior de las negociaciones.

En los momentos más complicados o de crisis, la mente tiene un mecanismo de control, de guiarte sin necesidad de ser consciente de los hechos, cuando compare con lo que tengo escrito anterior podré deciros, sí ha sido el tiempo que me lo ha borrado o realmente no me acuerdo. La verdad que ya siento curiosidad. Tanto los primeros momentos del secuestro como este tengo una laguna mental, un vacío existencial.

Posteriormente, las negociaciones si llegan ya a un acuerdo de entrega, no quiero alargarlo más. Nosotros en ese momento no sabíamos mucho de lo que había pasado realmente, si lo sabemos a posteriori y mucho más a posteriori.

Si puedo decir que uno  los secuestradores  realizan una locución en una cadena de radio quiero recordar que era RNE intentan hacerles creer que estaba hablando en directo, cuando no lo era, pero por esas cosas del destino la entrevista que iba a ser grabada sale en directo, no sé si por la premura, por la mala interpretación por parte de los responsables de la cadena o por no sé que otro problema, lo cierto es que se difunde en directo.  Cuentan los internos las malas condiciones que se les tienen en las prisiones, quieren un sistema penitenciario menos rígido y con más garantías. Todo eso era un paripé, quieren hacer entender que el secuestro era la única forma que tenían  para denunciar ante  la opinión pública la situación de los internos en primer grado. Todo un montaje para salir lo mejor posible de esta situación y que todo el mundo supiese que eran por lo actos cometidos que si les pasara algo, de alguna forma intentaban cubrirse las espaldas ante posibles represalias.

Otro de los puntos de sus reivindicaciones era ser trasladados de conducción lo antes posible, si no pidiera ser esa noche a la mañana siguiente y que fuéramos nosotros los que los enceráramos. Las dos premisas se cumplen, yo no intervengo en su chapamiento o encerramiento, cuando me veo libre me escaqueó y le dejo esa labor a mis otros compañeros, había un montón y realmente desconozco el final de eso, ni siquiera tuve la curiosidad de preguntar, realmente es que no lo recuerdo, lo que si sé que a la mañana siguiente se fueron todos de conducción como era de esperar.

¿Qué no se les iniciara una causa penal por estos hechos?, desconocía yo que eso se pudiera negociar, creía  que eso pertenecía a la esfera judicial y no era negociable, pero parece ser que si, nosotros y yo en concreto no he ido a declarar por estos hechos ni una solo vez y ese, sí es un  hecho constatable.

Aunque parezca mentira estos sucesos les salio gratis total, de todas las maneras, estos internos estaban cumpliendo condenas muy altas por hechos similares y no iban  a poder cumplirlas todas seguidas. Pero es de justicia que paguen. En fin, a mí ahora con la perspectiva del tiempo me da igual y en esos momentos ni me lo plantee, ósea que también me daba igual.

Una vez fuera del control de los Cacos es como un subidon, una sensación de libertad, de recobrar tu vida de volver a ser tu, como que no te lo crees, los Compañeros te abrazan y todo el mundo esperándote, parecíamos héroes que veníamos de la guerra y  encima la habíamos ganado.

La verdad que tenia ganas de terminar, según iba escribiendo me iban viniendo a la mente nuevas ideas, cuando pasen unos días lo leeré todo y como dije buscare lo que tengo escrito antiguo y lo cotejare un poco, no sé lo que aparecerá,  todavía no tengo claro lo que voy a hacer cuando lo encuentre, te todas formas, cuando lo sepa os lo diré.

Me han quedado algunas cosas en el tintero, pero no he sido capaz de expresarlas o creía que no debía, en fin. Espero que os haya gustado  o por lo menos hayáis  entendido un poco este Secuestro,  olvidado y que por esas cosas de la vida me vino a mi mente y tenia que echarlo fuera. Ahora sí. Fin

 

 

 

Un Secuestro 6ª parte

Un Secuestro 6ª parte

Ya todos juntitos, Funcionarios e Internos secuestradores, ahora tocaba limar asperezas y enfrentamientos que habíamos tenido anteriormente  con ellos. La cosa no pintaba bien, al principio todo eso había pasado a un segundo plano porque su objetivo era fugarse a través de un secuestro, cuando esto fracasa nos vemos envueltos en un secuestro con trece horas por delante que da tiempo para muchas cosas.

Cuando estamos  los Funcionarios sin internos nos damos cuenta que tenemos llaves de otros departamentos e intentamos deshacernos de ellas, pensamos que  si tenían más llaves podían entrar en otros  módulos e intentar amotinarlos o eso creíamos, creo que no era real por lo complicado que suponía. La prisión ya estaba totalmente alertada y todos los módulos bajo control, la única forma que se nos ocurre en ese momento y no muy lucida es tirarlas por el water,  pensábamos,  y si no se cuelan y luego salen a la superficie del agua y si  se enteran, no teníamos muy claro nuestros pensamientos, razonábamos muy condicionados por el miedo, bueno al final este tema se salda bien, tirándolas,  efectivamente si se colaron y no paso nada porque nadie se entero. Pero para nosotros se nos hacia un todo, no queríamos hacer nada que pusiera en peligro la integridad de ninguno de los Funcionarios, ni enfadarlos lo mas mínimo.

Durante el tiempo de secuestro hay muchos momentos tensos, solo voy a narrar alguno significativo que se me han quedado grabado como el fuego en la piel. Uno de los muy tensos, el Gran Malo-Psicópata llama a parte a un Funcionario con el que había tenido algún problemilla, lo pongo así por no  poner problemon, y allí delante de todos nos dice: “ El poder puede cambiar rápido de manos y cuando se tiene hay que saber como utilizarlo” o algo parecido o venia a decir algo así, nos deja a todos helados y con la boca abierta, que un Psicopatón, nos quiera dar clases de filosofía, como qué no, su pequeña reflexión nos deja a cuadros y todos tememos por nuestro compañero.

Solo puedo decir que el tiempo que tarde es poco y no parece que venga muy mal, este tema lo dejo así…

Como ya comente en el capitulo anterior, ellos querían negociar su entrega y nuestra liberación y entre medio salir lo mejor posible de esa gran locura que habían creado; de esa manera empiezan a elaborar una serie de puntos, que creo que  los tenían medio listos con anterioridad,  como son: Primero: Efectuar un comunicado en medios de comunicación y a ser posible en RNE y en directo, para que todo el mundo supiera lo que pasaba en las  Prisiones de España. Segundo: Que ese mismo día o como mucho al día siguiente se fueran de conducción para otra prisión, no querían quedarse aquí por nada del mundo. Ya tenían la experiencia de otros motines, lo que suele pasar y parece que eso no les hacia mucha gracia. Tercero: Que por estos hechos no se les iniciara una causa penal, no una si no una por cada uno de los Funcionarios secuestrados. Cuarto: Que fuéramos nosotros mismos lo que les chapáramos, encerrarlos en aislamiento, que no intervinieran ni otros Funcionarios, ni Guardias Civiles, ni nadie que no fuéramos los Funcionarios secuestrados. El tema estaba claro, nosotros ya teníamos un poco del síndrome de Estocolmo y habíamos empatizado con ellos, a pesar de todo, de pasarlo mal, las cosas siempre pueden ir a peor. Quinto y último que me acuerde, querían algún tipo garantía que no se les iba a someter a ningún maltrato físico. Se les tenía muchas ganas…

Ahora toca, como se llevaron las negociaciones y con quién, en primer lugar salir a negociar no era tarea fácil, tenían que ir por un pasillo de unos cincuenta metros y había que hacer dos quiebros, donde se perdía la visión y ellos lo que no querían es verse sorprendidos y que no se enteraran si apresaban a alguno de ellos, esto  es para mis compañeros para que se  enteren, nosotros estábamos en el Modulo 9 y las negociaciones se realizaron en la reja del cuadrilátero de la zona de Tratamiento.

Salimos un Interno con un Funcionario con su respectivo pincho al cuello y se iban colocando estratégicamente para que siempre se pudieran ver y así tener constancia que todo salía como ellos habían planeado, teníamos que salir como cuatro o cinco grupos, más los negociadores.

En mi caso iba con el Interno-Listo de grupo o por lo menos él que tenia claro todo desde el principio, nos quedamos en medio, no fuimos directamente a negociar, pero las condiciones las había impuesto él, había sido el artífice de todo y así me lo fue narrado y explicando. El resto de Funcionarios e internos que salieron a negociar siempre iban con pinchos en el cuello, en  mi caso este interno me dijo: “Don Fulanito, yo no llevo ningún pincho, si quieres salir corriendo puede hacerlo, no le voy a detener, pero que sepa que el resto de los Funcionarios están el  modulo, depende de ti” por supuesto ni me plantee en ningún momento salir corriendo y dejar al resto de mis compañeros a su suerte.

Otro detalle son los espejos que llevaban, espejos pequeños, que de hecho están prohibidos, mejor dicho trozos de espejos pequeños, lo sacaban para mirar no se fiaban que si se asomaban les pudieran estar esperando y capturarlos, su miedo era siempre que intervinieran los grupos especiales de la Guardia Civil, tenían pánico a que el secuestro se resolviera con una intervención policial.

Los negociadores por parte de la Administración, estaban que recuerde: el Gobernador Civil, el Director, el Juez de Vigilancia Penitenciaria de Málaga, el Juez de Guardia y alguna alto cargo de la Dirección General nuestra que no recuerdo quién era, si era el Director General o algo parecido.

Las negociaciones duraron mucho tiempo, se daba un paso adelante y dos para atrás, los presos tenían claro que querrían jugar su partida y querían ganarla, habían perdido la primera mano que era la más importante y ahora tocaba la segunda solo para salvar el tipo, que no era poco.

Para los que estamos dentro, como se desenvolviesen las negociaciones  nos daba absolutamente igual, lo único que queríamos era que no se eternizara más y salir de una vez, pero como ya contaré en el capitulo siguiente, no fue nada fácil y hubo sus tiras y afloja. Nadie quería  dar su brazo a torcer, lo presos nos tenían a nosotros y la administración no se podía  dejar avasallar por unos desalmados y unos por otros la casa sin barrer y así se va alargando y alargando sin llegar  a ningún puerto.

Y con esto lo dejo y el siguiente más y mejor.

 

Un secuestro 5ª parte

Un secuestro 5ª parte

Habrá muchos detalles y hechos de lo contado que no se ajusten realmente a lo sucedido, la imaginación y el tiempo trascurrido también hacen de lo suyo, lo que si intento narrar es como me sentí o como eran mis sentimientos en esos momento. Creo que el paso del tiempo los ha condicionado, anteriormente a esta entrada pare un poco, estaba cansado de cárcel y decidí escribir un poco sobre la realidad, esa que a veces es esquiva y otras nos persigue y me di cuenta que la realidad la hacemos nosotros, de contar y contar cosas, hasta nos las llegamos a creer e incluso la podemos cambiar y hacerla nuestra, por eso no estoy totalmente seguro de lo que paso.

A veces veo lo sucedido en el pasado, muy pasado con una claridad tremenda, mas real que la vida, como si las estuviera viviendo ahora mismo y otras veces esa verdad, de esa misma verdad no estoy tan seguro, lo que si puedo decir que intento ceñirme lo posible a esa realidad de mi mismo, a mi realidad, esa de hace treinta años, mezclada con mi realidad de ahora, como lo interpretaría ahora, puedo decir casi seguro que es una mezcla de ambas y que ni la de antes, ni la de ahora son reales.

Si treinta años no es nada, casi nada, y de momento estoy contando de memoria, cuando termine, si es que termino, quería deciros que tengo escrito todo el secuestro en una noche de trabajo contada a los tres o cuatro meses posteriores, también tengo los partes de hechos y encima a los dos días en la sede del CSIF nos entrevistaron y creo que tengo los periódicos, en fin que tengo para comparar. Cuando termine de mis recuerdos, lo contrastare con lo de ese momento que creo que será más fiable, sinceramente no lo sé y veremos, espero no haberme salido mucho del guión.

Seguimos, lo que era un plan de fuga se transforma en un secuestro de Funcionarios, ahora ya sabemos que la fuga ha fracasado, han sido descubiertos y todo su gozo en un pozo. Como explico en el capitulo anterior, cuando regresan del Modulo de Ingresos, por esas cosas del azar se cruzan con el Director e intentan secuestrarlo, este logra escapar y se refugian de nuevo en Régimen Especial. De esos momentos exactamente no me acuerdo, no logro recordar como me entero que la fuga ha fracasado. Lo que si recuerdo y ya lo dije, que el interno cabecilla-listo al principio de la fuga me dice: “Don Fulanito, con Ustedes no va nada solo nos queremos fugarnos, si hacen lo que les decimos no les pasara nada” Esa premisa ya se había cumplido, se había agotado, ya no se podían fugar, ahora pasa a ser un verdadero secuestro y nosotros sus rehenes, su moneda de cambio para salir airosos de la situación.

¿Cómo se ponen en contacto con mi Modulo por teléfono para comunicar que ya no se pueden fugar? Lo hacían a través de nuestros teléfonos pero no recuerdo ese momento en concreto, solo puedo decir que se pasa de una situación a otra sin un hecho relevante que lo condicione, mientras tanto estamos esperando que tengan intervenido o retenido o no sé qué, que se hayan hecho fuertes en Ingresos, que se hayan apoderado de él, porque los Internos de mi Módulo se tenían que ir para allá para fugarse, complicado. Pero así lo tenían planeado.

Un paso mas, ya saben los internos de mi modulo que no hay fuga y ahora, los internos y Funcionarios secuestrados de Régimen Especial, piensan que lo mejor es hacerse fuertes en el Modulo donde estamos nosotros, se vienen hacia mi Módulo por un pasillo de doscientos metros o algo más, lleno de departamentos y Funcionarios, traen a los Funcionarios secuestrados agarrados del cuello con los pillos, (objeto punzante afilado), en el cuello y se trasladan. Cuando llegan, nos juntamos todos, nos meten en el despacho médico y en la sala de espera. Allí todos juntitos contando nuestras avatares y narrando nuestros miedos.

En ese trayecto pasan cosas que no las voy a contar por intervenir otras personas, paso página, me vuelvo a centrar en el Modulo donde yo estoy, ahora ya todos los Funcionarios y presos juntos. Los primeros momentos fueron de incertidumbre, de no saber como se iban a desenvolver los acontecimientos siguientes.

En dónde nos encontrábamos había dos Módulos contiguos y pegados, nosotros estábamos en uno, controlado por los Presos secuestradores y el resto de los presos sobre treinta estaban sueltos, a su bola por allí deambulando por el patio y la cosa se podía salir de madre, siempre hay rencillas entre ellos y ajustes de cuentas que en la prisión casi siempre terminan mal.

Ante esta situación en conversaciones con los cabecillas de la insurrección y a propuesta de mi compañero se les comenta que para que la cosa no vaya a mayores seria conveniente “chapar” encerrar al resto de los internos en sus celdas y así evitamos que pueda haber problemas entre ellos más graves, que compliquen más la situación, a parte por supuesto de lo ya existentes, que no eran pocos, al no estar los Funcionarios se podía convertir en una selva.

Ellos lo entienden perfectamente y son ellos mismos lo que los chapan, encierran en sus celdas, esto sucede sin rechistar, era pánico lo que les tenían a estos presos, mucho más que a nosotros, eso no cabe duda.

Lo que pretendían ahora era una salida airosa de una situación complicada, empezaron a redactar una serie de condiciones para nuestra liberación y su entrega.

Querían reclamar una serie de puntos revindicando las malas condiciones en la que los teníamos sometidos en la prisión y así como la forma que se les trataría en los momentos posteriores al secuestro.

Esto lo dejaré ya para el capitulo siguiente para no alargarme y si decir que tengo idea de terminar esto en dos capítulos más uno de las negociaciones y otro del desenlace. A pesar que como escribo sobre la marcha, es una verdad que ahora no sé, pero si es mi idea de este momento.

Como he comentado al principio cuando termine si quiero comparar y contrastar lo escrito de ahora con lo escrito de hace treinta años, pero quiero dejar el tiempo necesario para que mis ideas se asienten y tenga otra perspectiva. Bueno conforme lo vaya pensando, lo iré haciendo.

Con esto os dejo… hasta el capitulo siguiente.

La realidad

La realidad

Cuando quieres escribir y la mente está en otra parte sin saber el porqué de las cosas, te planteas realmente si eso es lo que querías o solo querías escapar de ese presente que en algunas ocasiones te golpea y no te deja respirar, es la realidad en estado puro, esa realidad tan real, del día  a día, del vivir,  del dormir, del  comer,  del sufrir y por supuesto del querer.

 La realidad es así de compleja y a veces caprichosa, nos pilla de sorpresa, nos asusta y nos convence de su propia realidad, pero tu la quieres de otra forma, de tu manera y no te deja se resiste a  que seas tu él que la manejes y la lleves de la mano, ella te agarra por el brazo y te sujeta, te lleva sin remedio, ya te ha ganado por su fuerza y tu ya no tienes esa ganas de luchar, solo te dejas llevar y aunque te resistes un poco, solo un poco, al final te arrastra, te deja sin espíritu, ese que antes siempre tenías y que ya se te está gastando, estás entrando en la reserva de tus fuerzas de luchar.

La realidad siempre se sale con la suya, juega con cartas ganadoras sabedora de su gran poder y de ir siempre un paso por delante, por eso no se le puede ganar, creemos que la podemos engañar pero ella juega con nosotros nos enseña algunas cartas para que nos confiemos, pero ese es nuestro gran error creernos que la podemos derrotar, al final nos enseña sus cartas y ya es demasiado tarde, la partida ha terminado y ya la hemos perdido y todavía no lo sabemos.

 Lo interesante del juego de la vida es imponerse a la realidad, dejarla que sea ella la que nos lleve, decirle: que ella  lo sabe todo, que puede jugar con nosotros, sabedora de su fuerza se confía, nos dejamos llevar, nos arrastra, nos coge en sus brazos, nos abraza, nos mece y cuando se cree que ya nos tiene, la engañamos y jugamos con sus mismas cartas, esas tan caprichosas, nos dejamos ganar, sabedores de su fuerza, pero ya la conocemos y no nos resistimos, nos vamos con ella, nos conduce a su morada y la vemos cara a cara con esa dureza de realidad, que no comprendemos, que nos intimida, que nos avergüenza, que nos aboca a saber…y cuando ya estamos allí, empezamos a odiarla, a conocerla, a amarla, a desearla y en ese momento, esa realidad la hacemos nuestra, es nuestra realidad, ya no impuesta por ella, si no por nosotros, de alguna forma la hemos derrotado, la hemos vencido en su propio terreno, hemos sabido llegar a ella y verle la cara más amarga, esa que no nos enseña, que la tiene reservada para el final de la realidad.

Había un momento que me creía que realidad y mi forma de interpretarla eran lo mismo, con el tiempo he visto que la realidad va por un camino y nuestra forma de entenderla  por otro, cuando ambos se juntan, es cuando puedes decir que la has derrotado o que estas más cerca de la verdad. La realidad no tiene color, es insípida, incolora, sin sabor y todos los apelativos “in” o “sin” que queramos ponerle, somos nosotros con nuestros complejos, ataduras, apegos, egoísmos y demás atributos del hombre moderno lo que la configuramos y la hacemos fácil o complicada o mezcla de las dos y más cosas, no podemos ver la realidad con los ojos mimetizados por todo lo que somos, debemos desprendernos de todas las capas que nos han conformados para quedarnos desnudos y mirar con los ojos limpios del corazón.

 

 

Un secuestro 4ª parte

Un secuestro 4ª parte

Voy a seguir dónde me quede, quiero poner énfasis en decir que lo contado fueron los primero veinte minutos  caóticos, inciertos y cargados de la incertidumbre de no saber que estaba pasando y en esos momentos todavía un intento de fuga a lo bestia, querían fugarse sobre diez o doce internos de dos departamentos a la vez, uno el mío alejado del punto clave en este tema, el departamento de Ingresos y otro cercano a él. Nosotros en los primeros momentos estábamos al margen de la fuga, éramos rehenes de la situación, éramos espectadores sin butaca de lo que acontecía en la otra parte.

         En mi modulo, mi compañero y yo, ya más calmados y haciéndonos con nuestra nueva situación, esa que se abre delante de tus ojos, que la miras y no la sientes como tuya. En este módulo había sobre treinta internos e intervienen  en el  secuestro sobre seis o siete no lo recuerdo del todo bien, podría consultarlo pero no o voy a hacer, creo que no es necesario, los hechos suceden igual y la historia trascurre por los mismos términos, es irrelevante.

         Los dos secuestrados con nuestros captores y su merced, a la misma vez se había producido el secuestro en el otro módulo y estaban sincronizados, quiero recordar que a través de una emisora de radio que había en el talego, pero eso ahora lo tengo confuso, en todo caso fue todo lo sucedido anterior al secuestro, como para dar la salida, la puesta en marcha  anterior del plan. Lo que si tengo claro que el inicio fue complicado, por todos los medios teníamos que comportarnos con naturalidad ante las llamadas de teléfono y con respecto a la gente que venia al modulo por el tema que fuera, teníamos que hacer todo lo posible para que no se nos notara, que  no se enteraran y  sobre todo no  entraran al módulo, porque pasarían a ser secuestrados, dependía de nosotros y de nuestro buen hacer.

 En esa situación nos encontrábamos, disimulando y simulando estar normal dentro de lo que podíamos, al principio me parecía que no iba a poder que se me notaria, que era transparente, como un libro abierto pero luego ya me convertí en un experto del engaño y era un actor secuestrado y hasta intentaba decir cosas raras o incoherentes para que mi interlocutor se diera cuenta, pero él único que se daba cuenta era yo, a los demás con los que hablaba tan normales, como si no fuera con ellos, que cosas tiene la vida por un lado intentaba actuar lo mejor que sabia y por otro quería que se dieran cuenta, sinceramente creo que pesaba más la primera, pero no estoy seguro, es eso que haces unas cosas y quieres otra. Lo que si puedo decir que de mi primer miedo e indecisión pase a tener entereza y dominio de la situación, me había convertido en un ser camaleónico, que me creía mi propia actuación, ya no era el funcionario secuestrado era un actor representando su papel, era un impostor.

Cuando nos llamaban por teléfono, lo teníamos que coger uno de lo dos Funcionarios, poníamos el auricular entre uno de nuestros secuestradores y nosotros y teníamos que hablar como si no pasará nada, intentado estar lo más normal posible dentro de la anormalidad. Al principio estaba como con un nudo en la boca, pero luego nada de lo más habitual, hasta me enrollaba y veía a mi captor con cara de pocos amigos.

Una de la veces me llama un compañero que estaba también trabajando ese día en la Prisión, en Puerta Principal, en aquel tiempo, el horario que teníamos era de mañana, que en principio si todo va bien salíamos a las tres. Lo que pasa, eran sobre la uno de la tarde y ya habíamos hablado de ir por la tarde a la playa a echar un rato y se empieza a enrollar para ver que si comíamos por ahí, que si nos íbamos de tapas, que a qué playa vamos, que si patatín que si patatan y mi secuestrador pegado a mi teléfono oyendo todo y yo dándole largas y disimulando y él otro que no había forma de colgar y pasar a otro tema, “ Joder y no se da cuenta que estoy pasando de él” pues nada, me digo: pero que le pasa a este tío que no se entera de nada, seguía y seguía contándome su película, y yo agobiado con mi captor escuchando y ya entrando en un cabreo sin igual. No sé en que momento se despide y terminamos la conversación ¡¡¡ Aleluya¡¡¡¡ No sé en  que términos pero cuando cuelgo mi secuestrador me mira con cara de pocos amigos y me dice una cosa es disimular  y otra enrollarte, no serían esas sus palabras pero parecidas, le miro y le hago un gesto de complicidad.

El tema estaba claro, se tenían que  poner en contacto los dos módulos, a través de nuestros teléfonos. El otro Modulo se encontraba también secuestrado y yo a mi rollo, o al rollo de mi amigo, ellos esperando que les llamaran del otro teléfono para comunicarse y dar instrucciones  y nosotros hablando de la playa y de lo que íbamos a comer. Nos tenían que llamar los otros funcionarios  en cuestión y decirnos una palabra clave que ellos interpretarían y así ya se ponían a hablar entre ellos sin nosotros por medio, nada sus cosas como fugarse, cosas así, sus futuros planes y que iban a hacer con nosotros, nada cosas poco importantes.

A los pocos minutos del secuestro del otro Modulo, idealizado su plan de fuga, como ya dije: estaba cerca de Ingresos, es un departamentos que comunica con el recinto y está al lado de la Puerta Principal y por ahí pretendían irse a la calle, como si nada, como él que sale a dar un paseo, con rehenes y esas cosas, pinchos en el cuello…

 El secuestro era un plan de fuga, querían marcharse por el Departamento de Ingresos, quiero recordar que van  un Funcionario secuestrado y dos internos, uno de ellos, uno de los Psicópatas más grandes que ha dado la humanidad, súper conocido en el mundo carcelario y se personan delante de la puerta de Ingresos y no sé con que excusa le dice; el Funcionario secuestrado  al Funcionario que estaba al otro lado del a cancela de Ingresos: que les abra que tienen que entrar para algo, eso no lo recuerdo pero era para algo trivial y este le contesta: Que vuelvan más tarde que estamos con una “cunda”, (conducción o traslados de internos de un centro a otro), los secuestradores interpretan que han sido reconocidos o que este Funcionario se ha dado cuentan y vuelven rápido a su modulo de origen.

Ahora vienen unos hechos que tengo confusos, vuelven lo secuestradores  para dentro y no sé si en ese momento ven al Director y se abalanzan a por él, este sale corriendo se va hacia otros modulo, no lo capturan y estos se refugian en Régimen Especial. Ahí, es cuando  fracasa la fuga son verdaderamente descubiertos y creo que no antes.

Otra hipótesis que me asalta a la cabeza, vuelven lo secuestradores  a su módulo y cuando están saliendo para venirse al mío es cuando ocurren esos hechos y son descubiertos. Lo que si sé que como dije al principio estábamos los Funcionarios en un encierro reivindicatorio en el exterior y al enterarse, todos esos Funcionarios pasaron rápidamente para dentro par intentar controlar el tema.

Voy a volver a situar los hechos, Yo lo tengo claro pero para alguien que lo vea desde fuera puede parecer un lío. Secuestro de Funcionarios en dos departamentos de la prisión a la vez, se ponían en contacto en un principio a través de una emisora de radio que había en la prisión gestionada por Internas y una vez secuestrados los dos módulos por nuestros propios teléfonos. Del modulo de Régimen Especial alejado del mío y a su vez cerca de Ingresos intentan la fuga, que fracasa por esos misterios de la vida, el destino o simplemente tenia que pasar así. Una vez fracasado y de vuelta a su Modulo intentan el secuestro del Director que por el dichoso azar pasaba por allí, fracasan nuevamente, menos mal que casi todo le salían mal, son descubiertos y puesta toda la Prisión en alerta, todo patas arriba. 

Y con esto y un bizcocho hasta mañana a las ocho, El secuestro con intento de fuga a fracasado son descubiertos ¿Y ahora qué?, en la siguiente parte más y mejor.